5 Claves para entender cómo el Big Data mejora la vida en la ciudad.

 

shutterstock_570741217_reworkedLa única forma en que una ciudad sea verdaderamente inteligente es que conozca y entienda a quienes la habitan. Para lograrlo, se está utilizando la información que generan los ciudadanos de las grandes metrópolis en sus interacciones con los plataformas pública digitales.

Las ciudades inteligentes están aprendiendo del Big Data derivado de sus propios habitantes. Bibliotecas de información que ayudan a visualizar las acciones, los hábitos, y hasta predecir sus necesidades. Esto significa que los los gobiernos locales pueden visualizar en tiempo real, dónde se necesita hacer énfasis para mejorar la calidad de vida de las personas que viven en la ciudad.

Aunque no siempre estemos conscientes, constantemente estamos generando información de nuestros hábitos, gustos y necesidades. Lo hacemos con nuestras búsquedas en Internet, con las aplicaciones que descargamos, las búsquedas en Google Maps, desde los pagos que hacemos con nuestras tarjetas de crédito, etc.

Llevando la utilidad del Big Data a las ciudades, tenemos ejemplos de cómo sistemas de control de tráfico, observan las tendencias y pueden aprender a predecir las horas y lugares de mayor congestión vehicular para modificar el comportamiento de los semáforos para agilizar el movimiento de los coches y así reducir el tiempo que las personas pasan en tránsito, y por ende mejoran su humor; a nadie le gusta estar horas en un embotellamiento.

Entre las áreas que mejora el análisis de la información que se desprende el Big Data están:

Consumo de energía: Mediante las alianzas que se establecen con empresas prestadoras de este servicio, es posible disminuir el consumo de energía en las ciudades.  A través de análisis predictivos, los investigadores deben ser capaces de analizar qué funciona y qué no en los sistemas eléctricos para poder hacer planes para el ahorro.

Estacionamiento: Encontrar estacionamiento es uno de los problemas más comunes en las grandes ciudades. A través de distintas aplicaciones, los usuarios pueden obtener y aportar información sobre lugares de estacionamiento disponibles en tiempo real.

Para ello, la mayoría de las aplicaciones necesitan las direcciones exactas para suministrar la información, misma que se obtiene de los datos que se generan de los pagos hechos por los clientes en un determinado puesto de estacionamiento, por ejemplo. Finalmente, todo consiste en una red de alianzas que trabajan interconectadas para ofrecer mejoras en la ciudad.

Basura: A través de distintos sensores es probable que las empresas recolectoras de basura puedan cuantificar la cantidad de basura que se genera en un lugar respecto a otro; con lo cual es probable implementar mejoras en las rutas de recolección y apoyar la limpieza oportuna en las zonas con más demanda.

Calidad del agua y el aire: Conocer el impacto de los cambios ambientales en las ciudades es vital para poder implementar medidas de saneamiento más estrictas que eviten sus graves consecuencias en la salud de los habitantes y en la actividades agroindustriales que se practiquen en una zona determinada.

Turismo: Es uno de los temas más aprovechables desde la información que genera el Big Data. Así, es probable mejorar las condiciones de servicios para los visitantes de cualquier ciudad, como las rutas de transporte que son más utilizadas por este grupo, la construcción de hospedajes en los espacios más buscados, el tipo de productos que se deben ofertar en primer lugar y en fin, todo lo que se puede traducir en ganancias para la ciudad.

Los datos que se generan a partir de los servicios y dispositivo conectados a Internet siempre han estado allí, pero ahora las personas, las organizaciones y los gobiernos están conscientes de su valor y saben que su análisis acertado, es un factor clave para mejorar la vida en la ciudad.

Anuncios

La interminable bienvenida del ECommerce a Bolivia

man_entering_card_details_with_e-commerce_icons Ofertar y comprar productos y servicios las 24 horas al día y los 365 días del año es una de las ventajas irrefutables del e-commerce; una tendencia que cada día crece en el mundo y de las experiencias positivas, se sobreponen a cualquiera de los tropiezos que también con éxito se han ido librando.

Sin embargo, aún existen lugares donde este tipo de transacciones que requieren, logística, producción, un sistema de pago establecido y un monitorio de clientes ha resultado todo un reto, como es el caso de Bolivia, donde a pesar del interés de la población, no todos los sectores se  animan a ofertar sus productos a través de sitios que requieren del Internet como intermediario.

De acuerdo con un estudio publicado en 2016 por Captura Consulting, un número importante de la población prefiere adquirir productos desde la comodidad de su hogar, pagando a través de medios electrónicos. Así, las cifras afirman que más el 63% de quienes realizan este tipo de operaciones, lo hacen para adquirir tecnología y servicios digitales. Otros usuarios, en menor medida, usan estos servicios para adquirir ropa, libros o pagar entradas a eventos.

En este sentido, los números también dejaron ver que existen sectores específicos que no se atreven a dar el salto y unirse a la transformación que auspicia el e-commerce. Específicamente, este grupo se refería al sector turismo y las áreas de atención que lo integran como hoteles, agencias de viajes y otros negocios, que en Bolivia que recibe, cerca de 900 mil turistas — según el Instituto Nacional de Estadística — es una deuda reprochable.

Pero, la falta de ánimo de los proveedores de la economía local no es la única traba de que enfrentan los bolivianos a la hora de participar en la práctica del e-commerce. Cuando la falta de oferta del propio país, invita a los compradores a buscar en otros mercados, aparecen otros inconvenientes.

La demanda existe, solo falta satisfacer la oferta.

Entre los principales problemas que enfrenta el consumidor para hacerse con determinados productos importados, están la logística (62%) y los medios de pagos 60%. Como en otros países de la región, la empresa de correos de Bolivia, Ecobol, no presta atención eficaz a este tipo de envíos, mientras que las empresas privadas cobran un porcentaje muy alto de impuestos, lo cual hace que esta alternativa no sea apta para todos los bolsillos.

Por otra, parte y en cuanto a los medios de pago, Bolivia también enfrenta carencias. Así, las empresas de gestión de pago electrónico internacional como PayPal no funcionan en esas latitudes, dejando como única opción las billeteras virtuales que se benefician de altas tasas de comisiones.

De acuerdo con cifras de 2015, el crecimiento del comercio electrónico en Bolivia era del 30% anual. Ý aunque no parece un porcentaje pobre, sí lo es con otros respecto a otros países que usan el  e-commerce  en América Latina. Hasta la fecha, se desconoce la cantidad de ingresos que genera esta actividad en el país.

Tomando en cuenta los altos costos de obtener una conexión a Internet, comparado con otros países, el e-commerce a penetrado en el país y aunque lo ha hecho tímidamente, las expectativas son esperanzadoras.

De acuerdo con el Instituto de Comercio Electrónico de América Latina, con más 4 millones de bolivianos conectados a internet en Bolivia y casi un 20% que están comprando online en Bolivia, es un hecho que la desconfianza hacia este sistema ha sido superada y solo espera por un cambio de paradigma de los comerciantes locales, así como la flexibilización de políticas de pagos internacionales y más opciones de envíos.

Hay mucho que aprender y mucho que enseñar, pero Bolivia lleva años dándole la bienvenida al e-commerce.

 

¿Es posible detener la corrupción basándose en una política de Gobierno Abierto?

corrupcioncorrupcion_twitterLos principios de un Gobierno Abierto toman como ruta de partida lo establecido en las tratados supranacionales como la Convención Interamericana de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que rechazan cualquier práctica que atente contra la transparencia que debe regir el ejercicio público.

De este modo, las políticas de Gobierno Abierto eliminan las barreras que  alejan a los ciudadanos de la participación en la gestión del gobierno y promueven situaciones para rendir cuentas y de ese modo, vigilar la actuación pública, eximiendo la transparencia como resultado de la contralaría social.

Las políticas de Gobierno Abierto, también se conocen como administración electrónica o gobierno digital, pero al final todos describen el uso de las tecnologías digitales para promover el acceso y la divulgación de la información y los servicios públicos, en la relación ciudadanos-gobiernos.

Según la CEPA, al partir del año 2009, se empezó al implementar en muchos países las estrategias de Gobierno Abierto y Administra pública, dejando a disposición de la sociedad y en formatos accesibles, datos de interés que permitan al terceros la creación de nuevos servicios para empresas y ciudadanos. Así, la tecnología de la información TIC, se convierte en el factor clave para el desarrollo de esas políticas

En este sentido, y según la declaración de principios sobre datos públicos abiertos de los gobiernos miembros del G8, en su reunión de junio de 2013 en Londres:

“Los datos públicos abiertos incrementan la transparencia sobre gobiernos y sus actuaciones, lo que promueve el ejercicio de la responsabilidad y el buen gobierno, impulsa el debate público y contribuye a la lucha contra la corrupción (…). Los datos públicos constituyen un recurso esencial en la era de la información. La liberación de estos datos a la esfera pública puede mejorar las vidas de los ciudadanos y promover su acceso puede generar innovación, crecimiento económico y creación de nuevos puestos de trabajo. (…) No compartir estos datos con el público constituye una oportunidad perdida.”

Aquí, el papel de la tecnología para cambiar la relación democracia-sociedad se vuelve protagonista, con el fin de lograr administraciones, ágiles, transparentes y flexibles. Por ello, los gobiernos deben promover plataformas rápidas, eficientes y simples que permitan a las ciudadanos realizar distintos procesos, aumentando su participación y eliminando la burocracia.

Las ventajas de la evolución hacia un Gobierno Abierto impactan en la sociedad en la medida en que:

  • Descentralizan los trámites, acercando al gobierno con los ciudadanos.
  • Disminuye los costos de mantener oficinas para diversos trámites.
  • Desaparecer los límites de hora y distancia para hacer trámites.
  • Acercan la información de forma clara y simple.
  • Promueven la resolución de problemas directamente entre el ciudadano y el Estado.
  • La sociedad comienza a participar por medios electrónicos. (e-participation)

Cuando se trata de Gobierno Abierto, la participación electrónica se vuelve el medio, pero lo más importante es el resultado que representa en cuanto a la inclusión del ciudadano, sin intermediarios, dejando claro que los procesos siempre pueden ser mejorados.

Para lograr la correcta implementación de las políticas de Gobierno Abierto, es fundamental entender al ciudadano como centro de todo, cambiando así la forma de hacer las cosas en la Administración Pública y su percepción del público.

Así la corrupción debería verse golpeada cuando se da el proceso que involucra la necesidad de transparencia, acceso a la información y datos públicos, con la participación ciudadana — ejercida a través de plataformas de consulta, servicios digitales y espacios para nuevas iniciativas — permitiendo el monitoreo constante del trabajo de la administración y muy lejos de la concepción hermética que se manejaba años atrás.

 

Periodismo de Datos, la utilidad del Big Data en el periodismo de Investigación  

 

PROJECT_02

Para el periodista de hoy ya no es una opción sino una obligación aprender a manejarse en el Big Data, y es que en un mundo en el que gobiernos,corporaciones y ciudadanos generan ingentes cantidades de información, no se puede tomar el riesgo de perderse en los laberintos de datos digitales; por ello, el periodismo de hoy debe manejar herramientas para navegar con certeza sobre miles de terabytes.

Entendiendo el Big Data como una cantidad de datos que se caracterizan porque su volumen, velocidad y complejidad dificulta su procesamiento con métodos tradicionales, estos provienen de tecnologías modernas — dispositivos móviles, redes sociales, etc — y se denomina como tal cuando ocupan entre 40 y 50 terabytes, aunque esto es algo que variará con frecuencia en el futuro, debido al rápido crecimiento de los procesadores de las computadoras.

En este sentido, el Big Data demanda el uso de nuevas técnicas de análisis, de las que el periodista poco a poco, irá siendo ejecutor y hasta creador, pero sobre todo demanda una gran capacidad de análisis.

En el ejercicio del periodismo de investigación, es la interpretación de este volumen de información lo que generará nuevos paradigmas, ya que da otros puntos de vista para quienes ejercen esta profesión puedan encontrar porqués, así como poner foco en un determinado tema. Este análisis y transformación de la información es lo que se denomina periodismo de datos y permiten su tratamiento para exponerlo en formatos digeribles; no solo texto, sino gráficos, infografías o tablas.

En los últimos años se han visto casos interesantes del uso del Big Data en el ejercicio del periodismo, porque al final, todos se fundamentan en cifras y datos reales para poder contar historias.  Independientemente, de la percepción que se tenga de Wikileaks, la verdad es que esta plataforma introdujo a la Opinión Pública las filtraciones masivas como parte esencial del periodismo de hoy.

Entre los medios formales, fue el medio británico The Guardian, el primero que introdujo reportajes basados en Big Data como una sección fija. A través de la sección Datablog, se conocieron análisis económicos, estudios demográficos y muchas otras publicaciones basadas exclusivamente en datos.

En Latinoamérica, el periódico argentino, La Nación ha hecho lo propio al revelar información basada en datos y de esta forma exponer casos de corrupción, datos de salud, situación ambiental de determinadas zonas, etc.

Con la llegada del Big Data y el análisis pertinente de la información de fondo, el trabajo del periodista se vuelve más valioso por el hecho de ser irrefutable. Pues siempre, las cifras, encuestas, imágenes, documentos, etc respaldaron una sospecha o esa historia original de que ha nacido de la investigación.

Las exigencias anteriores, también demandan nuevos perfiles para el ejercicio del periodismo de investigación, no solo enfocados a los periodistas, sino en un equipo multidisciplinarios que debe acompañar la labor profesional.

Así, una sociedad interconectada han otorgado a las plataformas digitales la función que otrora tenían los callejones y pasillos: la de conseguir el intercambiar informaciones que los factores de poder no quisieran que llegarán a los ciudadanos.

El periodista debe aprender a manejar la investigación de datos tan bien como la propia redacción. Porque ello, el aprovechamiento del Big Data puede ser la diferencia entre un trabajo que pase sin pena ni gloria, o uno que amerite un Pulitzer.